Calidad de Vida en las residencias médicas en México: Un grito desesperado